Aleida y Silvio, los viejos que cantan por las calles de Filandia

09 Oct Aleida y Silvio, los viejos que cantan por las calles de Filandia

por Jhon Barros

Todos los fines de semana, esta pareja de esposos que lleva más de 30 años de casados, deleita con canciones populares a los visitantes de este municipio del departamento del Quindío.

Filandia es un municipio en donde las manecillas del reloj parecen andar más lento, algo que se ve reflejado en la longevidad y vitalidad de sus habitantes de la tercera edad, quienes se apoderan de las esquinas, andenes y negocios para hacer más amena la visita de los turistas.

Con 139 años de fundado, las calles y casas del pueblo lucen intactas, sin cicatrices por el paso de los años, grietas por el abandono o soledad por el olvido.

Entre los callejones y pasadizos que recorren el lugar, existe una “calle del tiempo detenido”, ubicada entre el mirador y el parque central, que es el sitio preferido por los viejitos de Filandia para mostrar sus talentos culturales y musicales.

Esta calle, repleta de artesanías como canastos, bolsos y lámparas, es el lugar de trabajo de Aleida Duque y Silvio Ramírez, una pareja de filandeños de antaño que deleita a los transeúntes con canciones populares, carrileras, rancheras y música de cantina.

Puedes leer: El parque de Leticia, un lugar gobernado por loritos

“Nosotros somos los viejitos alegres de Filandia. Los fines de semana nos hacemos en alguna de las esquinas de esta calle para cantar y darles la bienvenida a los turistas”, dice Silvio, un hombre que no ha perdido su elegancia a pesar de los achaques de los años.

Aleida, con una guitarra  con una mariposa pintada, va vestida como toda una campesina colombiana: falda ancha negra, camisa con arandelas blancas y rosadas, una pava fucsia, alpargatas y dos trenzas postizas. Su cuello está invadido de collares y sus manos de pulseras.

Silvio, por su parte, parece todo un galán de telenovela de los 50: vestido de paño negro con corbata a rayas, sombrero aguadeño claro, pañuelo verde en el bolsillo y un bigote canoso pulido.

tomado de http://www.semana.com/nacion

 

No Comments

Post A Comment