“Concurso para carrera administrativa valdría $1.390 millones; Uniquindío, sin recursos”: Rector

31 Jul “Concurso para carrera administrativa valdría $1.390 millones; Uniquindío, sin recursos”: Rector

José Fernando Echeverry, rector de la universidad del Quindío, señaló que el fallo emitido por el TAQ no puede ser realizado debido a falta de presupuesto.
A raíz del fallo de segunda instancia emitido por el Tribunal Administrativo del Quindío, TAQ, por el no desarrollo del concurso para carrera administrativa, en el que sancionó a José Fernando Echeverry Murillo, rector de la universidad del Quindío, y al gobernador del departamento, Carlos Eduardo Osorio Buriticá, entre otros, el superior del alma mater explicó que el concurso para carrera administrativa costaría $1.390 millones y que no existen tales recursos.

“Según estudios de mercado, la implementación de la carrera administrativa se haría en un tiempo de 10 meses para un concurso entre 4 mil a 5 mil aspirantes, lo que costaría $1.390 millones aproximadamente, más otros costos adicionales, ya que el fallo dice que los miembros de la comisión, es decir, vicerrector de extensión, vicerrectoría administrativa, secretaría general y cuatro trabajadores, que hacen parte de la comisión, se tienen que dedicar exclusivamente a esa labor. Lo que significa, que se les debe pagar para hacer eso, y que se nombren otros funcionarios que hagan los reemplazos”, dijo el rector.
Afirmó que la implementación tendría un fuerte impacto para terminar el año, y que el presupuesto que se necesita no existe en el plantel. “Ese dinero no existe en la universidad. A principio de año se hace un presupuesto que es de $109.000 millones, para atender las necesidad priorizadas de la institución”.

Indicó que no tiene conocimiento de quién suministraría la suma. “No sé si el presupuesto lo va a proveer la rama judicial o el ministerio de Hacienda”.

175 cargos tendrían que salir a concurso
Echeverry Murillo aseveró que “el fallo, que emitió en primera instancia el Juzgado Segundo Administrativo del Circuito de Armenia, no se ejecutó, puesto que no es un tema fácil. Hoy la planta administrativa que se tiene está basada en los auxiliares administrativos y se soporta menos en el personal técnico y profesional”.

Agregó que de acuerdo con un estudio realizado en 2013 y 2014 se invita a una reestructuración, pero que dependen de presupuesto para poder llevarse a cabo, puesto que la plaza se transformaría a más personal técnico y profesional, que de servicios.
“Sacar una carrera administrativa para involucrar más o menos 175 cargos, los que tendrían que salir a concurso público abierto de méritos, implica la desazón que genera al interior de la universidad con los funcionarios que hoy laboran. No se puede hacer de manera desordenada y no lo entienden los medios judiciales”.

Asimismo, aseveró que le anunciaron que en agosto se le va a imponer otra sanción. “El juez determinará si es otra multa o condena. Pero si el fallo amenaza que si no acatamos y pagamos mandará reporte a la Procuraduría o a la Fiscalía, pues eso hay que salir y atenderlo”.

Repercusiones en la reacreditación
El rector de la Uniquindío aseveró que el fallo sería lamentable para efectos de la reacreditación de alta calidad. “La acreditación se hizo con todos los actores de la universidad que tienen memoria histórica y están comprometidos y dedicados de lleno. Se hará el concurso y ¿quiénes serán los implicados para la reacreditación?, ¿Con personas que no tienen convicción y que no saben de qué se trata? Lamento acatar el fallo, pero la justicia no está obligando, por la demanda”.

Sanción por fallo en segunda instancia
Por medio de un fallo de segunda instancia, el Tribunal Administrativo del Quindío, TAQ, confirmó la imposición de una multa superior a los dos Salarios Mínimos Legales Mensuales Vigentes, Smlmv, contra Carlos Eduardo Osorio Buriticá, Ángela María Alzate Manjarrés, Raquel Díaz Ortiz, Carlos Iván Correa Valencia, Álvaro Córdoba Nieto Carlos, Aníbal Blandón Jiménez, Juan Farid Sánchez López y José Wílder Rodríguez Obando, y una multa de 1 salario mínimo para el rector de la universidad del Quindío.

La sentencia es el resultado de una apelación hecha por los implicados, con respecto al fallo en primera instancia por el incumplimiento de las órdenes dadas por el juzgador en 2013, en donde se daba un plazo para cumplir con la carrera administrativa.
De acuerdo con el fallo, eran tres las tareas a desarrollar:

La implementación del estatuto de personal administrativo en un mes.
El diseño de un plan de implementación en 3 meses.
La ejecución del cronograma, desde la convocatoria hasta la inscripción en carrera, a más tardar a 30 de junio de 2014.
De esta forma el TAQ consideró que no se cumplió a cabalidad dicha providencia y que los esfuerzos no eran suficientes. “Conforme a la providencia del 2 de mayo de 2017, esta corporación dispuso un plazo de 180 días contados a partir del 1 de abril de 2017, dentro de los cuales, si bien se han presentado los informes mensuales, es evidente el incumplimiento en el plazo judicial, pues la aludida decisión es clara. El término concedido finalizó el día 24 de enero de 2018. En informe visible de folios 2432 a 2434, se prorroga el plazo de los 180 días, comprometiéndose la entidad a ‘sacar’ el concurso para el mes de agosto de 2018”.
Asimismo, consideró que el alma mater cumplió con desarrollar algunas actividades inherentes al cumplimiento de la orden, sin embargo, no se han efectuado con totalidad y que no es admisible porque han transcurrido más de 55 meses sin que se acate.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.