“Así como se tomaron Palacio, también se tomaron la ciencia”: director de Medicina Legal

07 Nov “Así como se tomaron Palacio, también se tomaron la ciencia”: director de Medicina Legal

En el aniversario número 33 de la toma y retoma del Palacio de Justicia, el director de Medicina Legal, Carlos Valdés, señaló que la única manera de explicar los errores que se presentaron en la identificación de las víctimas es señalando que la fuerza pública presionó a los médicos legales de la época.

Durante la conmemoración del aniversario número 33 de la toma del Palacio de Justicia, el director del Instituto de Medicina Legal, Carlos Valdés, confesó, por primera vez en tres décadas, que la entidad fue permeada por agentes de la fuerza pública que impidieron que se realizara un levantamiento y entrega de restos oportuno, verdadero y transparentes a las víctimas de la toma y retoma.

En entrevista con Blu Radio, Valdés agregó que los médicos legales de la época tuvieron que estar presionados por los agentes del Estado pues, de otra forma, no se explicaría el hecho de que existieran actas de levantamientos y entrega de restos que no coincidían con la identidad de las víctimas que murieron entre el 6 y 7 de noviembre de 1985.

Hoy, 33 años después de la toma, se tiene mucho más claridad de que lo que pasó durante la toma y retoma del Palacio de Justicia. Por mencionar algunas irregularidades, el piso del edifico de la justicia fue lavado con manguera y barrido minutos después, cuando todavía había restos calcinados de las víctimas.

Además, en los protocolos de necropcia se mezclaron huesos, a muchas familias les entregaron restos de varias personas y, como si fuera poco, muchas familias enterraron por equivocación a personas diferentes a sus seres queridos. Hoy, todavía no es claro quién fue el responsable de este caos que sigue generando toda clase de dudas.

Hoy sabemos de actas de levantamientos de cadáver que no corresponden a la víctima del caso. También se sabe que entregaron restos de un hombre, cuando las familias reclamaban a una mujer. ¿Qué pido haber detrás de estas las actas? 

Lo que muestran las actas es una gran confusión. Llegaban al Instituto actas de identificación de diversa índole traídas por la Policía. En el Instituto se encontraba personal de la Policía, de la Policía Militar, los jueces que adelantaban la investigación eran penales militares que mostraban las actas de identificación y el instituto solo las entregaba. Así como se tomaron palacio se tomaron la ciencia.

¿A qué se refiere?

Indudablemente aquí hubo una toma también a la ciencia por parte de organismos de investigación que llevaron a que se diera esta gran confusión en la entrega de los cuerpos. Muchos de los cuerpos no debieron haberse entregado hasta tanto no se hubiera identificado plenamente.

¿Cree que los médicos fueron coaccionados? 

Esto es grave. La ciencia fue asaltada y fue obligada. ¿Por qué un médico dejó esa constancia? Porque no podía hacer otra cosa. Esto da cuenta de la intromisión de los militares, la Policía y los jueces penales al Instituto de Medicina Legal. Ese hecho da una idea de lo que pasó toda una semana.

¿Por qué hoy, 33 años después de la toma y retoma al Palacio de Justicia, usted afirmar que pudo haber presiones dentro de la entidad que hoy dirige? 

En esa época yo era estudiante de medicina y veía a muchos de mis profesores allí, en las tareas del Instituto. Eran personas muy idóneas y la única explicación que hoy puedo dar, después de 33 años, es que sí hubo presiones para la entrega de los cuerpos porque, de otra manera, no entendería cómo cuerpos o fragmentos calcinados se entregan como personas con reconocimientos tan débiles.

¿Cree que hubo negligencia en la entrega de los cuerpos por parte de Medicina Legal? 

La instrucción que he dado es que el instituto nunca va a dejar de investigar el caso del Palacio. Pueden pasar otros 30 años, pero no vamos a parar. Es la única forma que yo veo de pagar ese hecho tan lamentable. Estos son los motivos por los cuales esta dirección ha pedido perdón a las familias.

¿Qué les puede decir hoy a ellas?

Entendemos que el Instituto cometió errores hace 33 años pero no solamente hemos pedido perdón, sino que estamos asegurando que nunca más volveremos a cometer esos errores. La ciencia hoy es autónoma, es inquebrantable y ese es nuestro deber ético hacia la sociedad colombiana.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.