El asesino de Laura Juliana fue condenado a 30 años de cárcel por otros dos homicidios

04 Mar El asesino de Laura Juliana fue condenado a 30 años de cárcel por otros dos homicidios

En audiencias del 2018, Silvera admitió ser el responsable de la muerte de Darío Ocampo Escobar y Ovidio Montoya.

El Juzgado Quinto Penal Municipal de Armenia este lunes llevó a cabo la audiencia de lectura de sentencia contra Roberto José Silvera Escobar por los homicidios del sastre Darío Ocampo Escobar y el peluquero Ovidio Montoya, crímenes que aceptó durante las audiencias preliminares el año pasado.

En esta ocasión, el juez lo halló culpable de homicidio agravado en concurso homogéneo y sucesivo con hurto calificado y agravado en contra los señores Escobar y Montoya, ocurridos en julio del 2018, casos dados a conocer por la físcalía cuando era procesado por el asesinato de Laura Juliana Jojoa Murillo el pasado 9 de julio al interior de un almacén de ropa en la carrera 14 entre calles 14 y 15 de la capital quindiana.

La diligencia judicial fue de manera virtual, ya que el condenado purga en la cárcel Doña Juana de la Dorada, Caldas, una pena de 23 años, cuatro meses y 15 días por el asesinato de Jojoa Murillo

Los tres homicidios que cometió fueron por hurto

De acuerdo con las investigaciones, desde el 4 de julio de 2018, el procesado comenzó a asesinar con el fin de hurtar diferentes elementos de valor. “Al señor Ovidio Montoya le robó el celular y un televisor, después de haberlo degollado y envuelto en cobijas. A Ocampo Escobar lo asesinó y después le hurtó el celular, lo mismo hizo cuando mató a Juliana Jojoa en el establecimiento comercial, donde saqueó el teléfono móvil”, manifestó el fiscal 18 Seccional de la Unidad de Vida Quindío durante la audiencia de imputación de cargos realizada el 24 de septiembre del 2018.

Según el análisis del fiscal, Silvera Escobar es un homicida en serie, ya que con las tres personas tuvo la misma particularidad. “A las tres personas las degolló, las encerró en espacios reducidos y les hurtó, esto es una clara muestra de que sabía lo que estaba haciendo para cumplir un solo objetivo: robar”.

La recopilación de diferentes pruebas por parte de la Policía Judicial del CTI, de la Fiscalía General de la Nación, permitió la reconstrucción de los casos y la conexión de los mismos. Según el investigador, los servidores del Estado entrevistaron a varios testigos que observaron la presencia de Silvera Escobar en las vidas del peluquero y el sastre.

Con el estilista, el Costeño, como era conocido, “lo visitaba, lo recogía en su lugar de trabajo y llegó a convivir con él hasta el punto que, en el lugar donde su víctima trabajaba lo reconocían y por esto, al obtener el celular, fue y lo quiso vender en ese lugar generando lástima al decir que Montoya estaba internado en el hospital San Juan de Dios y necesitaba dinero para pagar el tratamiento”, comentó el funcionario.

Añadió que en el caso del sastre, conocidos observaron que Silvera también habitó con él y cuando fue encontrado sin vida, al hombre lo habían visto horas antes cerca de la residencia de su víctima.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.