Quindío ya no lidera lista de muertes autoinfligidas

11 Jul Quindío ya no lidera lista de muertes autoinfligidas

De acuerdo con el reporte del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, la cifra más alta la tiene Antioquia con 171 casos en lo que va de 2019

De acuerdo con el informe del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, el Quindío ya no lidera la lista de muertes autoinfligidas.

Según la más reciente estadística, en lo que va de 2019 se reportan 1.024 suicidios, de los cuales, con 171 casos, Antioquia ha sido el departamento más afectado, seguido de Bogotá —153—, Valle del Cauca —92—, Cundinamarca —66— y Santander —56—. La zona de los Llanos Orientales es la que reporta el menor número de casos. El Quindío suma 29 sucesos.

De los casos registrados, 447, cerca de la mitad del total, corresponden a niños, adolescentes y jóvenes, que figuran como principales víctimas. De estos, 125 son menores de 18 años.

10 mil personas atendidas

En el Quindío, en el transcurso de este año van 29 suicidios, incluyendo 3 menores de edad. En todo el año pasado la cifra fue de 56, con 6 menores. Aunque el dato no es muy positivo, ya que los casos actuales superan la mitad de los registrados en 2018 y se podría alcanzar, en promedio, el mismo número de la anualidad  anterior, ya salió del segundo lugar de la escala nacional.

Entre otros datos, según el registro más actualizado del Observatorio de Salud Mental del ministerio de Salud, se atendieron cerca de 10 mil personas por trastornos mentales y de comportamiento durante el último año en el Quindío. A nivel nacional, la cifra llega a los 862 mil.

El mismo informe revela que la población entre los 20 y 24 años ocupa el primer lugar, destacándose como el grupo de riesgo mayoritario. “Son los que más reinciden en actos suicidas y esto es una tendencia que preocupa, porque aumenta considerablemente y se convierte en un factor que pone cada vez más en peligro a la juventud”, aseguró el doctor Quintero.

Cifra de autolesiones, en aumento

En el país, la cifra de autolesiones que no conllevaron al suicidio pasó de 18.562 en el año 2016 a 27.648, en 2018; es decir, casi 10 mil reportes más en tan solo dos periodos de diferencia. En 2019, el registro va en 6.160, afectando en su gran mayoría a las personas que se encuentran entre los 15 y 29 años. En el Quindío, la tasa es de 95,1 por 100.000 habitantes.

Según expertos en salud mental, la conducta suicida tiene una predisposición genética, pero, adicional a ello, también hay aspectos sicosociales que aumentan las probabilidades de que adolescentes y jóvenes planeen hacerse daño.

“La sociedad digital y acelerada en la que hoy en día viven las nuevas generaciones ha incidido en que desarrollen más la sensación de nostalgia, de frustración. Cambian las formas de relacionarse con el mundo, lo que a su vez produce un aislamiento social, que al separarlos de su familia o de su pareja, en el peor de los casos, puede conllevar a que se fortalezca ese pensamiento suicida”, explicó el doctor Javier Quintero, experto en salud mental de Medimás.

Incidencia del bullying

Prende las alarmas que durante los últimos dos años, 2018 y 2019, aparece una causa que antes no había sido registrada en los informes publicados por la misma entidad: el bullying. “Una forma de violencia que afecta la estabilidad emocional y la salud mental de los más pequeños. En el primer semestre de este año ocurrieron dos muertes autoinfligidas en menores entre los 5 y 9 años, justamente por esta razón”, aseveró Quintero.

Los signos de alarma más frecuentes son el aislamiento, cambios en el comportamiento, trastornos asociados al consumo de estupefacientes, extrema violencia, alteraciones emocionales graves, deseos de autolesionarse. También son propensas las personas que han sufrido la pérdida de un ser querido, que han sido víctimas de diferentes formas de violencia o tienen historial familiar de suicidios.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.